Captura%20de%20pantalla%202020-06-16%20a

Desde este martes habrá un potente incentivo para visitar el concesionario. El Gobierno anunció ayer subvenciones a la adquisición de vehículos nuevos, tanto eléctricos e híbridos enchufables (PHEV) como híbridos convencionales, o gasolina y diésel.

Para acceder a la ayuda será obligatorio achatarrar un turismo de más de diez años, o un comercial de más de siete años. El nuevo modelo a adquirir deberá estar «entre los más eficientes de la oferta», al tener la calificación energética A o B del IDAE, y emisiones inferiores a 120 gCO2 /km, o emplear energías alternativas. En el caso de los comerciales ligeros, la limitación se eleva hasta los 155 gCO2 /km. El vehículo a entregar deberá tener la ITV vigente a la entrada en vigor del programa de ayuda o del estado de alarma para garantizar que se encontraba en circulación, y cuya titularidad haya sido del beneficiario o de un familiar de primer grado.

La ayuda variará en función de las emisiones del vehículo, priorizando a los más eficientes. El sector aplicará un descuento de la misma cuantía que la ayuda estatal, excepto en caso de los vehículos de etiqueta Cero, en que el descuento será de 1.000 euros.

Habrá además una ayuda adicional de 500€ por achatarramiento de vehículos de más de 20 años, o si el comprador tiene movilidad reducida, o los ingresos del hogar no superan los 1.500€ al mes.

El límite de precio máximo se fija en 35.000 euros, o 45.000 en el caso de personas con movilidad reducida o vehículos con etiqueta Cero. Se permitirá además la adquisición de vehículos usados matriculados a partir del 1 de enero de 2020.