El nuevo Mercedes-Benz Clase E Coupé y Cabrio trae consigo una de las novedades más importantes de la marca alemana en los últimos años. Se trata de un nuevo volante cuyo aro cuenta con un sensor plano dividido en dos zonas que permiten detectar cuando el conductor deja de sujetar el volante con las dos manos. Con este nuevo sistema de detección capacitiva no es necesario realizar un movimiento de dirección activo para indicar el sistema de que tiene que ejercer el control del vehículo.

Este sensor se encuentra bajo el recubrimiento del volante por lo que hace que se detecte de una forma más rápida si las manos no lo agarran totalmente. Si este detecta un cambio en el sistema y considera que el conductor no está tocando el volante se inicia una secuencia de advertencia que trae la activación del Asistente de parada de emergencia. Con la intención de realizar una conducción segura Mercedes-Benz ha distribuido en dos superficies operativas el panel de instrumentos y la pantalla de medios. Estos controles de tipo capacitivo están situados en los radios del volante.