Con el paso de los años y según las exigencias de los usuarios, la Mercedes- Benz Sprinter fue evolucionando sin dejar de mantenerse en la vanguardia de la innovación en su segmento y cumpliendo con las exigencias de los usuarios del transporte ligero de mercancías.

En 1995, la marca alemana de la estrella dotaba su Sprinter de frenos de disco en las cuatro ruedas, ABS y de una carrocería más aerodinámica.
A finales de 2006 Mercedes-Benz ponía en marcha el Portal del Carrocero que permitía adaptar la Sprinter a tus necesidades, desde puertas deslizante extra anchas, techo elevado una cuarta longitud de carrocería y otras muchas evoluciones que junto a la incorporación de la caja de 6 velocidades para las motorizaciones diesel hacían de la Sprinter una de las furgonetas más solicitadas del momento.

Fue en 2013 cuando se presentaron las grandes novedades que la alzarían al liderazgo del mercado. Varios factores fueron clave para ello, como el paquete de eficiencia con bomba de asistencia de dirección ECO, la función de arranque/parada ECO, un desarrollo de cambio más largo con una transmisión automática 7G-Tronic Plus de siete velocidades y la tecnología SCR siendo de las primeras furgonetas en cumplir con los niveles de emisión Euro VI.

Pese a todas estas renovaciones adelantadas para la época, la Mercedes Benz Sprinter no deja de sorprender y resurge en 2018 con un diseño totalmente innovado combinando confort y seguridad, además de los servicios de conexión Mercedes Pro Connect y el sistema multimedia de conexión por voz MBUX permitiendo que los pedidos se gestionen de forma online y que la información del vehículo, combustible, intervalos de descanso, ubicación, etc. se puedan consultar en tiempo real.

De esta forma se demostraba la ambición de la marca alemana por mejorar un de sus modelos más representativos; es tanta la importancia que tiene la Mercedes-Benz Sprinter que a finales del año pasado se presentó su versión eléctrica. La e Sprinter, la furgoneta sin barreras que puede acceder a cualquier punto de la ciudad sin ningún tipo de rescisiones gracias a su emisión 0. Esta furgoneta eléctrica cuenta con hasta 85 kW y un par de 295 Nm con una batería de 47 kWh que ofrece una autonomía de alrededor de 168 km y una carga útil de 891 kg.

Pero hasta llegar a esta última versión eléctrica, el Mercedes-Benz Sprinter no son pocas las ocasiones en las que ha encabezado varias de las tendencias que han marcado el rumbo del mercado de las furgonetas.