Opel le regala una nueva juventud al Grandland. Mejora su equipamiento a la vez que lanza un mensaje atrevido con su diseño tanto exterior como interior, donde se apuesta por un habitáculo nuevo y vanguardista. El Opel Grandland cede la X y gana sustancialmente en mejoras y novedades.

El frontal se ha rediseñado por completo, siguiendo la línea marcada por la firma con sede en Rüsselsheim en sus últimos modelos. La parrilla se asemeja a la del Mokka. La zona de plástico negro y los faros le dan un aspecto muy futurista. También se ha aprovechado el cambio estético de la parte delantera para integrar el sistema de visión nocturna por infrarrojos.

Iluminación

Incorpora el IntelliLux LED Pixel, una nueva generación de matrix led adaptativos. 84 leds en cada faro, en los que cada uno se encarga de la iluminación de una zona muy específica.

- La función matricial real en las filas central y superior corta con precisión y en cuestión de milisegundos el tráfico que se aproxima. Las demás zonas permanecen completamente iluminadas con la luz de carretera.

- En corto alcance, una larga fila de píxeles adapta continuamente la orientación de la luz a cada curva.

- En el límite claro-oscuro, una fila de píxeles finamente definidos, que se adaptan dinámicamente, garantiza un alcance óptimo.

Cambio estético y tecnológico

El cambio es tan tecnológio como estético. El sistema de Asistente de Posición en Carretera es una de las mejoras más destacadas. Recopila información de la cámara frontal y el radar delantero para adaptar la respuesta del vehículo. Así mismo facilita una conducción relajada.

El salpicadero no tiene nada que ver con lo que estamos acostumbrados. Incorpora el nuevo cuadro de instrumentos con doble pantalla en formato panorámico. El Opel Pure Panel, un formato de doble pantalla, permite ofrecer una instrumentación completamente digital. La pantalla del lado derecho, con el sistema multimedia, integra también muchas funciones y mandos. Se libera así la consola de excesivos mandos y botones, aunque algunos accesos directos y la climatización se conservan.