Mercedes-Benz demostró como la estrategia EQ se puede transferir a su gama de vehículos compactos y así lo seguirá haciendo con un GLA totalmente eléctrico cuyo estreno se producirá antes de que termine el año.

La marca alemana, está sometiendo a los prototipos EQA a intensas pruebas de invierno. La intención es completar la familia de compactos EQ Power, los híbridos enchufables de tercera generación de la estrella, con más modelos de carácter deportivo.

El GLA es el octavo integrante de la familia de Mercedes-Benz seguido de un modelo eléctrico EQA. Este prototipo, se está sometiendo a unas duras pruebas de invierno rodando por las carreteras cubiertas de nieve de Suecia. En esta prueba los ingenieros dedican especial atención a la gestión térmica de la batería, a la seguridad en la conducción y sobre todo a la tracción y recuperación de energía en hielo y nieve.

Mercedes-Benz busca ampliar su línea de híbridos enchufables bajo la etiqueta EQ Power cuya presentación estaba prevista para el Salón del Automóvil de Ginebra antes de saber que se cancelaría debido a la alerta sanitaria por el COVID19.

Bajo el nombre de “Ambition 2039” Mercedes en particular y Daimler AG primer fabricante Premium de coches, planean una estrategia sostenible en la movilidad eléctrica apostando por una gama de modelos completamente neutra en emisiones de CO2 con objetivos oficialmente verificados por la Iniciativa de Objetivos Basados en la Ciencia. Esta estrategia permitirá que todos los modelos tengan la etiqueta 0 como distintivo medioambiental.