Los Jardines del Recreo de las Cadenas, en la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre, ha sido el lugar elegido para presentar el nuevo Mercedes Clase C este pasado fin de semana. Un evento que ha hecho las delicias del público y que ha contado con la presencia de Luma Celebraciones Catering. Así como con la colaboración del chef Juanlu Fernández, nominado entre los 100 mejores cocineros del mundo y galardonado con una Estrella Michelin.

Sacado a la luz en 1993 como sucesor del 190 E, el Clase C de Mercedes sigue siendo un modelo de suma importancia para la marca de la estrella. De ahí que adopte rasgos y tecnología del buque insignia de la marca, el Clase S. La nueva generación de Mercedes-Benz Clase C ya está aquí. Como era de esperar, ha heredado de la mayoría de las evoluciones del nuevo Clase S, tanto en términos de diseño exterior e interior como de tecnología. Así, Mercedes ha decidido hacer del Clase C un mini Clase S.

En el maletero, el volumen no cambia: 455 litros. Por otro lado, la nueva carrocería familiar, bautizada Estate en España, ofrece 30 litros más y alcanza los 490 litros, o 1.510 litros con los asientos traseros abatidos. El maletero es un poco más pequeño en la versión híbrida enchufable: 360 litros.
Por vez primera, los grupos ópticos están divididos en dos partes. Horizontales y delgados, los pilotos se extienden sobre el portón del maletero. La calandra, siempre adornada con una gran estrella en el centro, es diferente según el nivel de acabado. Con el acabado AMG Line, nos encontramos con una pequeñas estrellas cromadas de tres radios que dan un aspecto de "diamante". El tamaño de las llantas varía de 17 a 19 pulgadas, según los acabados, y se han añadido al catálogo tres nuevos colores (Spectral Blue, High-tech Silver y Opal White).

Interior de Clase S 

Es en el interior y en el diseño del salpicadero que el parecido con el Clase S es el más evidente. De hecho, el diseño es el mismo: cuadro de instrumentos digital e imponente pantalla táctil central en formato vertical en un salpicadero muy depurado. El cuadro de instrumentos digital es heredado del Clase E, es una pantalla de 12,3 pulgadas que muestra contadores personalizables. La segunda pantalla está disponible en dos dimensiones. Hay una básica de 9,5 pulgadas y una más grande de 11,9 pulgadas. La climatización de las plazas traseras también se controla vía una pequeña pantalla táctil.

Esta pantalla táctil se utiliza para controlar además de todo el sistema de infoentretenimiento, el climatizador. Siguiendo la tendencia actual, ya casi no hay botones físicos. Sólo una delgada línea de atajos debajo de la pantalla para seleccionar el modo de conducción, activar los avisos o regular el volumen de la radio.

Motores Mild Hybrid

Bajo el capó, el Clase C también experimenta ciertos cambios. Toda la gama del nuevo Clase C se compondrá exclusivamente de motores 4 cilindros electrificados, es decir, Mild Hybrid. Todos los motores, gasolina y diésel, cuentan con un alternador-motor de arranque (ISG) de 48 V.

El objetivo no es tanto ofrecer los 20 CV (15 kW) y 200 Nm adicionales durante las fuertes aceleraciones de los que hace gala, sino reducir las emisiones de CO₂. El cambio automático 9G-Tronic de nueve marchas es de serie en todos los motores, mientras que la transmisión manual desaparece por completo del catálogo.