El sistema PRE-SAFE® aprovecha a tu favor el tiempo que transcurre antes de un accidente inminente. Mediante un gran número de medidas es posible reducir los esfuerzos que soportan los ocupantes. El innovador PRE-SAFE® Sound genera un ruido por medio de los altavoces, que puede activar un reflejo de protección. El oído interno se desacopla brevemente y se protege de los daños que podría sufrir a causa del ruido del impacto.

PRE-SAFE® puede pretensar eléctricamente los cinturones delanteros en situaciones de peligro para reducir la holgura de los cinturones. Esto permite reducir el desplazamiento de los pasajeros hacia delante durante el frenado o durante un derrapaje, antes incluso de que se produzca el accidente. En determinados casos se cierran automáticamente las ventanillas laterales o el techo panorámico. Además, el asiento del acompañante puede asumir una posición más favorable para soportar los esfuerzos resultantes del accidente. De este modo, los componentes del sistema PRE-SAFE® pueden reducir significativamente el riesgo de lesiones.

Un chip de sonido especial de PRE-SAFE® Sound emite un ruido a través de los altavoces. Este sonido recuerda al ruido causado por el agua contra las rocas o en una cascada. Cuando se activa el reflejo, el diminuto músculo estapedio del oído se contrae brevemente y amortigua la conexión entre el tímpano y el oído interno. Para la activación es suficiente con un volumen moderado de sonido, comparable al nivel de ruidos en una carretera con mucho tráfico. Pero lo ideal es que no se produzca el accidente. En ese caso, las funciones de PRE-SAFE® están de nuevo listas para protegerte en la siguiente situación de peligro.