El control de ángulo muerto mejora tu percepción durante cambios de carril, y puede detectar objetos situados en el ángulo muerto del vehículo. Esto puede ayudar a evitar colisiones en calles urbanas de varios carriles o en autopistas. Activo a vehículo parado durante tres minutos adicionales: si el asistente constata la presencia de ciclistas o peatones en la zona de peligro, emite advertencias ópticas y acústicas.

Hacer visibles las fuentes de peligro en el tráfico. Dos sensores de radar supervisan la zona del denominado ángulo muerto. Si el sistema detecta la presencia de otros usuarios de la vía en esta zona, brilla un triángulo de color rojo en el retrovisor exterior correspondiente. Si ignoras esta indicación y accionas el intermitente para cambiar de carril, el testigo luminoso de advertencia comienza a parpadear y se emite una advertencia acústica.